Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Uso de Cookies

Aurrera

El 37% de los hogares españoles con niños de entre 6 y 12 años no consume la cantidad de pan recomendable

Si bien el pan es un producto que está muy presente en prácticamente la totalidad de los hogares españoles, la demanda es baja entre los niños, según se desprende de una encuesta realizada por el Instituto de Investigaciones de Mercado y Marketing Estratégico (Ikerfel) para Incerhpan. En concreto, el 37% de los hogares españoles con niños de entre seis y 12 años consume menos pan que lo recomendable mientras que el 63% de estos hogares realiza un consumo normal.

Como principal freno entre los niños que no toman pan, según recoge la encuesta, figura “la falta de costumbre” (39%), porque se compran otros productos sustitutivos, como galletas o cereales, por ejemplo (21%) o porque no comen bocadillos (15%).

Tal y como como recuerda Incerhpan (la Organización Interprofesional de Cereales Panificables y Derivados), los seis años es la edad media a la que los niños se inician en el consumo de pan y este es el punto de partida donde la demanda es mayor entre las personas hasta doce años, según la misma encuesta. A medida que van haciéndose mayores comienza el descenso en el consumo del pan debido, entre otros aspectos, a la percepción o imagen errónea de que el pan no es tan beneficioso para la salud como antes se creía o “engorda”.

De acuerdo con la encuesta, existe una elevada consideración del producto entre las familias con niños, en general, aunque se pueden observar diferentes tipologías de compra: un consumo de un pan más especializado y con una composición particular (semillas, frutos secos…); y un pan más “cotidiano” y más fácil de comer por todas las personas integrantes del hogar. Se puede hablar de un consumo de carácter cuasi-universal si bien se aprecia una tendencia a reducir el consumo conforme aumenta la edad de los hijos.

En concreto, según esta encuesta, existe un mayor porcentaje de consumo en los hogares con uno y dos hijos, donde casi siete de cada diez hogares consume pan dos o más veces al día, mientras que en los hogares con tres hijos se reduce el número de veces cuando se toma. Una notable mayoría de los hogares que consumen pan lo hacen por “costumbre” o porque lo perciben como “sano y saludable”.

La variedad de pan más popular entre las familias consultadas es el pan de molde (68%), muy seguido de la baguette-barra (65%). En tercera posición, la variedad de pan más generalizada es el pan tostado (50%) en todas sus variantes y, a continuación, el pan de hamburguesas (30%). Con menores porcentajes se  encuentran bollos o panecillos (24%) y la hogaza (26%).

Por término medio las familias entrevistadas consumen una barra de pan al día si bien, en general, las familias consultadas consumen en mayor medida de una a dos barras diarias. La manera más extendida de comerlo es durante las comidas (85%) y como bocadillo (79%) y, a medida que la edad de los hijos de la familia es mayor, la forma de consumir pan en bocadillo disminuye. Como anécdota, en tres de cada cinco hogares sobra el pan del día, pero el 33% lo consume al día siguiente y en 21% lo aprovecha  en recetas.

De acuerdo con la encuesta, el 80% de los encuestados consideran que el pan es saludable, que es un alimento apropiado para la merienda de sus hijos alegando, incluso,  que “merece la pena pagar más por un pan de mejor calidad”.

Dónde se compra

Las panaderías (72%) y los supermercados (63%) son los dos establecimientos-tipo de compra de pan, seguido de las tiendas de alimentación de barrio (26%), hipermercados (18%), tiendas especializadas/gourmet (5%) y venta a domicilio (2%) frente a un residual 1 % que lo elabora en su propia casa. En las familias donde hay niños de 8 y 9 años realizan la compra habitual del pan en las panaderías en mayor medida. Sin embargo entre las familias que tienen miembros de edad más temprana (6-7 años) lo hacen en supermercados.

Por término medio, las familias consultadas mencionan tres motivos para justificar la elección del establecimiento donde compran el pan: “por proximidad, está cerca de mi casa/lugar de trabajo” (48%); “El pan está recién hecho” (37%); porque “el pan es de más calidad” (34%) y “porque puedo hacer también la compra de otros productos” (33%).

Precisamente, debido al preocupante abandono del pan entre muchos niños y jóvenes españoles, Incerhpan ha impulsado la campaña “¡Buenos días con Pan!, tu día mejor con pan de Europa”, dotada con un presupuesto de 1,03 millones de euros (el 70% cofinanciado por la UE), que pone en valor los efectos positivos del consumo del pan, uno de los alimentos tradicionalmente vinculados a la saludable Dieta Mediterránea.

Visto en: financialfood.es

Asóciate, tienes mucho que ganar

MÁS INFORMACIÓN